¿DÓNDE IREMOS A PARAR CON DIRIGENTES COMO AMERI?

No por que chupar una teta sea pecado, ni mucho menos, si al fin y al cabo nacemos y a lo primero que nos prendemos al pecho de mamá para alimentarnos, para llorar o al fin dormirnos, pero si por que es deplorable lo que dejó el zoom de Diputados donde el salteño Juan Emilio Ameri, lejos de trabajar desde su rol de empleado del pueblo, se prende al busto de su pareja en una muestra total de inmoralidad e inconsciencia. De incapacidad. De desubicación.

Repito, no por que el placer de sentir un cuerpo femenino sea motivo de rasgarnos las vestiduras, sino por que el ex diputado no midió lugar, tiempo, ni forma. Como seguramente no habrá medido su desempeño en otras áreas más importantes y sensibles que un una reunión virtual.

Más allá de su renuncia sería clave mostrar, o hacer una estadística de su desempeño por la cámara ¿Qué hizo por el país? ¿Qué propuso? ¿Sirvió como dirigente? ¿Se sirvió?

Cuando la gente, el ciudadano común, el laburante que cruzamos en cualquier esquina, que vio el video donde el dirigente se prendía a la estupidez de pasarle la lengua a su laburo y defecarse en su función, en su rol y en lo que representa, no hay forma de que no generalice en cierto punto. Que no se indigne. Que no siga descreyendo de una política que hoy nos expone por este suceso lamentable en una vidriera mundial ¿Se imaginan lo que dirán los principales líderes del mundo? Menos un tal Bill Clinton.

SALTA DE LA VERGÜENZA Y EL REPUDIO
Cierro los ojos y me remonto a un tiempo donde en la tierra de Ameri, la alta escuela poética y musical paría (aun lo hace) cultores del arte en la faceta que se puedan imaginar, pero siempre con la estirpe salteña como orgulloso estandarte: el folclore.
En el terreno donde el Valle de Lerma nuclea el mayor polo cantoral y musical de la Salta toda, no podemos dejar de pensar que dirían músicos y plumas como Gustavo “Cuchi» Leguizamón, el “Barbudo” Manuel J. Castilla o Jaime Dávalos, que pasaron a la inmoralidad y tanto hicieron para llevara su pago a un sitial de privilegio a nivel nacional ¿Qué pensará mi amigo salteño y poeta Raúl Domingo Gómez desde su Villa las Rosas que tanto hace por las letras y sus libros? Vergüenza seguramente será la palabra justa.

La tierra del heroico Güemes que arde en fogones, mastica coca desde hace décadas y respeta su sentir vallisto, vomita las expresiones de seres como Ameri. Las repudia. Las expulsa desde sus modelos. Las expone ante un país que hoy pasa por una situación crítica en diferentes frentes, y que no debe “resfriarse», ni “embicharse» en tipos como Ameri, que divisan la mayor inmoralidad a nivel político. Ni que hablar de su compañera, que se prestó a un momento del que no podrá volver jamás ni pidiendo disculpas por las calles a cada vecino que confió en su pareja.

Hoy el mundo pasa por un proceso pocas veces visto. Incomparable con cualquier situación pasada que la memoria pueda recordar. La mesura, los valores, el respeto y la acción medida deben ser las banderas de nuestros dirigentes. Quién no lo crea y lo demuestre debe irse. Dejar su lugar. Ser expulsado y no volver jamás a ser parte de nada que signifique tener poder.

Por lo pronto, Ameri debería ser auditado. Deberían revisar sus patrimonios para ver si no se colgó indebidamente de la teta de un estado también.

Por Patricio Guzmán .-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: