Hoy celebramos a san Pedro de Verona, mártir dominico que combatió las herejías

San Pedro de Verona es considerado el segundo santo de la Orden de Predicadores (dominicos). Fue un insigne predicador que llevó su misión al punto de entregar la vida en el martirio. Su prédica estuvo dedicada a combatir la herejía de los cátaros o albigenses, quienes, en el siglo XIII, habían extendido su “maniqueísmo cristiano” con relativo éxito por la Europa occidental, incluyendo el centro y norte de Italia, de donde era originario este Santo.

San Pedro Mártir, como también se le conoce, nació en Verona, región de Lombardía (Italia), en 1205. Aunque sus padres estuvieron vinculados al catarismo, Pedro tomó distancia de dicha doctrina gracias a su estadía en la Universidad de Bolonia. Tras estudiar en dicho recinto académico, recibió el hábito dominico de manos del mismo Santo Domingo de Guzmán.

De acuerdo al Beato Santiago de la Vorágine, San Pedro fue un gran conocedor de las Sagradas Escrituras y un ejemplo de pureza, austeridad y firmeza en defensa de la fe. Precisamente este hagiógrafo subraya que Pedro de Verona, aun habiendo sido parte de una familia “entenebrecida por el error”, supo “conservarse inmune” a la mala doctrina. Prueba de ello fue su pronto ingreso a la Orden de Predicadores en días en los que Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden, aún vivía.

Terminada su formación eclesiástica, fue ordenado sacerdote. Su trabajo evangelizador lo llevó a enseñar la recta doctrina cristiana y combatir las herejías en Vercelli, Roma, Florencia y otras ciudades del norte de Italia. Instituyó las denominadas «Asociaciones de la fe» y la «Cofradía para la alabanza de la Virgen María” en Milán, Florencia y Perugia.

En 1248 fue designado prior del convento de Asti y un año después del de Piacenza. En 1251, el Papa Inocencio IV lo nombró inquisidor de Lombardía y prior de Como. Mientras su fama se extendía, sus enemigos hacían planes para deshacerse de él.

El complot en su contra se ejecutó el 6 de abril de 1252, cuando el Santo regresaba de Milán al monasterio de Como, ubicado muy cerca de la localidad de Barlassina. San Pedro de Verona fue atacado por Carino de Bálsamo, quien le asestó dos golpes de hacha en la cabeza con el propósito de asesinarlo. Pedro, mientras se desangraba y con las últimas fuerzas que le quedaban, escribió con el dedo ensangrentado sobre el suelo: «Creo en Dios».

El 9 de marzo de 1253, solo un año después de su muerte, fue canonizado por el Papa Inocencio IV. Su cuerpo fue trasladado luego a Milán y sus restos reposan hoy en la iglesia de San Eustorgio. Su fiesta se celebra cada 6 de abril.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: