Hoy la Iglesia celebra a dos mujeres aguerridas y mártires de la fe

Santa Perpetua y Santa Felicidad fueron dos mártires nacidas en Cartago. Ambas padecieron juntas el martirio hacia el año 202, en tiempos de la persecución del emperador Septimio Severo. Perpetua fue una mujer rica -al momento de su muerte tendría unos 22 años- convertida al cristianismo. Fue arrestada y acusada de ser cristiana junto con su esclava Felicidad -Felícitas-, y otras tres personas más. Como aquellas valientes mujeres se negaron a adorar a los dioses paganos, fueron condenadas a morir en el anfiteatro.

Perpetua perteneció a una rica e influyente familia cartaginesa que conoció al Señor por medio del diácono llamado Sáturo. Al hacerse cristiana toda la familia, también se convirtieron sus esclavos, entre ellas Felicidad.

De acuerdo a las actas de Perpetua y Felicidad (la denominada Passio), el día de su martirio fueron arrojadas primero a las fieras, pero estas no las atacaron con fiereza. Después de que las santas se dieron el beso de la paz en Cristo, fueron decapitadas por los verdugos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: