Llamado a la unidad, vocación frentista y coherencia

Convocados por el Legislador Raúl Albarracín y el Intendente de Bella Vista, Sebastián Salazar, se realizó un encuentro de dirigentes radicales, donde sentaron postura ante el enrarecido clima electoral interno que se vive. En la reunión estuvieron presente el ex diputado nacional Juan Casañas, el ex Intendente y ex Legislador, Luis González, el ex Legislador, Fernando Valdez, el ex Concejal de la Banda del Río Salí, Sebastián Luna, el representante de la Línea Morada, Esteban Avila, los Concejales de la ciudad de Concepción, Katherina Mazzuco y Gabriel Jiménez, los concejales de Bella Vista, Paula Quiles, Mónica Moreno y los Concejales de Simoca, Ricardo Gonzalez y Luis Escobar, y referentes de la línea interna La Pisarello, Juventud Lebensohn y FRAI.

En primer lugar hicieron un llamado a la unidad, a fin de fortalecer a la Unión Cívica Radical que se logra anteponiendo los intereses colectivos sobre los individuales ya que la fragmentación expuesta solo resta protagonistas y militantes que son fundamentales para la concreción de objetivos en común. “Transformar nuestro partido, ser opción de gobierno y ofrecer un eje de cambio dependen de la construcción interna donde se escuche a todas las voces, avanzando en la autocrítica que nos demanda la sociedad y en el trabajo en conjunto para recuperar Tucumán”, dijeron los dirigentes.

En segundo lugar, dejaron claro que la vocación frentista tiene que servir para consolidar una alternativa al oficialismo gobernante. “Los criterios de alianzas con distintos partidos tienen que ser los que generen una verdadera unidad para ser una válida opción ante la ciudadanía y no los criterios utilizados por correlegionarios que solo ofrecen dispersión y armado como traje a medida para aspiraciones personalistas y confrontaciones inútiles que solo alejan las posibilidades de presentar una verdadera alternativa”, sentenciaron.

Por último, marcaron como pilar fundamental la coherencia diciendo que “toda vez que no se puede traicionar la doctrina ni el legado recibido por los fundadores del centenario partido, ni tampoco la confianza vertida por la ciudadanía apegada por el respeto a las libertades públicas, la calidad institucional y a los principios democráticos”.

Propusieron que no sea vana lo que enseñaba Moises Lebensohn: “doctrina para que nos entiendan y conducta para que nos crean”.

“La época presente nos exige Estar a la altura de las circunstancias para poder brindar respuestas a las demandas de los Tucumanos, exige construir una alternativa con vocación de servicio concibiendo al poder como la herramienta necesaria para transformar la realidad de la provincia”, culminaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: