UNA PELEA FAMILIAR QUE YA PROVOCÓ DOS MUERTES Y DOS INCENDIOS INTENCIONALES MANTIENE EN VILO A LA BOMBILLA

Luego de soportar once días de agonía, este lunes falleció Alejandra Rojas, la mujer que quedó atrapada en su humilde casa del Barrio Juan XXlll, cuando se incendiaba, producto de un ataque intencional, según denunciaron sus deudos.
Las sospechas apuntan a su propia familia, que había quedado enemistada desde que Beatriz Mercedes Acuña fuera asesinada de un disparo en la cabeza, en la esquina de Chile y Pasaje Gioconda, crimen por el que fue detenido Axel Galván, quien habría peleado con el hijo de la mujer.

Este crimen comenzó a esclarecerse gracias al testimonio de Jorgelina Rojas. Pero la testigo comenzó a recibir amenazas. Le dijeron que iban a incendiar su casa. Y cumplieron.
Fué el 17 de Septiembre, cuando al menos once miembros de su familia rociaron con nafta el inmueble de calle Chile al 1.900 y le prendieron fuego.

Mientras la casa se quemaba, una de las nietas María Azucena Umaño, la madre de Jorgelina, quien también habitaba la vivienda en llamas, le recriminó a gritos a Alejandra Rojas el haber participado en el siniestro, que demandó varias horas de trabajo a los bomberos y al GOMT para sofocarlo.
Y ese mismo día, tres nietas de Umaño se habrían presentado en la casa del Pasaje Alberti, donde vivía Alejandra, para incendiarla, esta vez con la dueña de casa dentro del inmueble y sin posibilidades de salir a tiempo, lo que le produjo las lesiones por las que agonizó desde entonces y hasta su deceso, confirmado este Lunes.
Mate a y Jhoana Romero, quienes fueron señaladas por los hermanos de Alejandra como las autoras del hecho, negaron todo y solicitaron protección policial, porque según dijeron quedaron bajo amenazas, en medio de una escalada de violencia que no parece tener fin en La Bombilla.

Fuente: Contexto Tucumán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: