A los sin trabajo, con respeto

Lejos de la matanza física de los Mártires de Chicago, pero bien cerca de desprestigio lento de una Argentina que tiene desocupados que suben en índices alarmantes y por ende detonan por elección la expresión de salir a delinquir en algunos casos. Currículums cajoneados, profesionales sin ejercer y con un sistema educativo paralizado y lleno de telerañas, el desprestigio de los sin labores los hunde en lo indigno, en lo injusto, mucho más si esos individuos buscan y ansían con todas sus ganas ponerse en marcha para pechar la carretilla del color laboral que sea.

Con el INDEC que dibuja cada seis meses un número que lejos está de la realidad que asusta, se le suma el globo inflacionario de la canasta familiar. Todo una estocada para cualquier bolsillo y una desesperanza para quién busca asomar la cabeza para tener una bocanada de aire entre tanta asfixia económica.

En la charlatanería del “Habría”, “Supuestamente” “Según los indicadores”, y estadísticas manipuladas, habita un canal comunicacional periodístico cómplice y pago. Es diverso, es nefasto y no conoce ni conocerá jamás los sitiales más recónditos de un país que en su punto cardinal norteño tiene las más triste estadísticas de desocupación, marginalidad, delincuencia y muerte por desnutrición. Tapar, ocultar y vender espejitos de colores es su premisa inescrupulosa.

Hoy, 1 de Mayo, mientras el trabajador real brinda como puede y con lo que tiene, vale en saludo respetuoso y el deseo sincero de concreción laboral a esos trabajadores de buscar trabajos.

Por Patricio Guzmán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: