Accidente mortal en la autopista: “Se robaron dos vidas; le ruego a Dios que no sean tres”

La familia Torres cree que pudo tratarse de un asalto. Rezan por la vida del niño hospitalizado.

“Lo que se robaron son dos vidas, y le ruego a Dios que no sean tres”, indicó Ermelindo Torres, el hermano de una de las víctimas del accidente registrado el sábado en la autopista de Circunvalación, sobre el puente de San Cayetano. El hombre estuvo ayer buscando respuestas en el lugar donde volcó el auto en que viajaba su hermana, Nora Beatriz Torres (45 años), su cuñado Diego Ross (42) y su sobrino Octavio (4). El vehículo cayó del puente luego de impactar contra una rueda de camión que había sobre la calzada. La pareja falleció y el pequeño lucha por su vida en el Hospital de Niños.

-¿Qué le dijeron los vecinos?

-Los empleados de unos comercios cercanos me contaron que luego del accidente ellos fueron unos de los primeros que llegaron para intentar socorrerlos. Vieron a mis tres familiares tirados fuera del auto. Notaron que la criatura estaba consciente porque tosía. Luego vino la Policía y una ambulancia para auxiliarlos. Esta gente nos dice que mientras eso pasaba, había dos o tres personas que bajaban con la rueda del camión por el puente.

-¿Para esconder la rueda? ¿O para retirarla del camino?

-No, aparentemente para esconderla. Los vieron bajar en dirección hacia unas distribuidoras; para esas calles.

-Pero la Policía informó que nadie pudo confirmar esa versión.

-Y es probable que eso sea cierto. Lo que yo le cuento me lo dijeron dos “laburantes” que me pidieron encarecidamente que no diera sus nombres. Me dijeron: “somos de la zona, (los delincuentes) nos van a venir a quemar el negocio si hablamos de las cosas que vemos”. Están aterrados y los comprendo. Yo quería empezar a entender qué fue lo que pasó realmente. Vinimos a saber si de verdad les quisieron robar… teníamos tantos proyectos de familia, no se imagina usted el daño que han hecho estos asesinos. Mis sobrinos perdieron a sus padres. No sé cómo seguirá esto…

-¿Cómo está el pequeño Octavio?

-Hablé hace una hora con el médico. El chiquito está muy grave. Sigue inestable. Una criatura que en unos días cumplirá cinco añitos. Le agradezco de corazón al personal del Hospital de Niños, porque están sosteniendo a mi sobrino sin pedirnos nada a cambio.

-¿Qué le reclama al Estado después de esto?

-Creo que la Policía no puede estar detrás de cada choro. Vi en las redes sociales que la gente los culpa por lo ocurrido pero para mí no tienen nada que ver. Miren las leyes que tenemos: un ladrón puede quitarte todo, pero si vos reaccionás y le hacés algo terminás preso. Está todo hecho para la delincuencia. Lo que yo exijo es que cambien las leyes, porque las de hoy protegen a los criminales. Insisto, no robaron una billetera, se robaron dos vidas y el daño es irreparable.

Fuente: La Gaceta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: