Se agrava la escasez de combustible y se amplía la brecha de precios

Transportistas pidieron conformar una mesa de trabajo con el Gobierno para solucionar la escasez de combustible y la brecha de precios entre las provincias.

En medio de la escasez y el encarecimiento de gasoil, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) alertó que el mapa de la Argentina “sigue reflejando una fuerte dispersión en el precio del combustible de acuerdo con la zona geográfica del país de la que se trate”, con brechas que rondan el 100%, cuando eran del 78% en el reporte de la semana anterior.

Al respecto, se detalló que Formosa, Tucumán, Santiago del Estero, Santa Fe, Corrientes y Córdoba siguen siendo las 6 provincias en las que los transportistas de cargas pagaron más caro el litro de gasoil, superando los $250. Mientras que en Tierra del Fuego, único distrito que no registra faltantes, y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), son los lugares con el menor valor mínimo registrado, entre los $120 y $130, según el relevamiento realizado hasta este martes 28 de junio de 2022.

Mediante una consulta enviada a las 44 cámaras de transporte que nuclea FADEEAC, se pidió a los asociados que informaran el precio abonado por litro de combustible ultra o similar, conocido como “gasoil grado 2?, tipo que usa más del 80% de las empresas. A partir de la recolección de esos datos, se seleccionó para cada provincia el valor mínimo y máximo de compra informado.

El mapa de FADEEAC muestra una gran disparidad de precios de combustible en todo el país, incluso en un mismo distrito, con oscilaciones que llegan al 56%.

En el mapa se observa el contraste entre el norte, con varios distritos en los que los conductores y propietarios de camiones pagaron más de $250 por litro, y el sur, donde las cifras máximas informadas rondan los $180.

Se verificó, además, una “gran diferencia entre los valores mínimos y máximos informados para una misma provincia, con guarismos que ya superan el 56%”.

Ante esta problemática, el presidente de FADEEAC. Roberto Guarnieri, aseveró: “Los transportistas no somos parte del problema, sino de la solución. Por eso, sugerimos que la normalidad debe ser conducida y estamos dispuestos a colaborar para que la competitividad se preserve, pues unos pocos ganan en las crisis y todos lo hacemos con el crecimiento”.

Más de 10 provincias registraron más aumentos y la distorsión por los impuestos

Respecto al anterior mapa difundido el 22 de junio, esta versión muestra que en 11 distritos aumentó el precio mínimo por litro de gasoil reportado. Se trata de Jujuy, Salta, Tucumán, La Rioja, Río Negro, Santa Cruz, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe, Corrientes y Misiones.

“Como se mencionó entonces, uno de los factores que influye en la diferencia de costos tiene relación con el complejo entramado impositivo de la Argentina. La potestad de los tres niveles de gobierno (nacional, provincial y municipal) para aplicar impuestos diversos sobre el combustible es uno de los factores que alimenta las diferencias estructurales en el costo final del litro de combustible”, explicaron desde FADEEAC.

Piden conformar una mesa de trabajo para solucionar la escasez del combustible

Al respecto, los transportistas consideraron que, con “la actual situación de anarquía de precios y disponibilidad de combustible”, el suministro “no se normalizará sin una coordinación pautada y elaborada en mesas de trabajo que agrupen a petroleros, transportistas y autoridades del Gobierno”.

Los especialistas en Energía que integran el Departamento Técnico e Infraestructura Vial de FADEEAC señalaron que, de acuerdo con los pronósticos de la Energy International Administration (EIA) de los Estados Unidos, el costo del petróleo continuará elevado en 2023, estimándose en unos US$93,24 por barril de WTI (punto de referencia para el mercado de petróleo ligero de EE.UU), por lo que resulta “imperativo encontrar soluciones cuanto antes para el tema, pues este escenario de precios de la energía llegó para quedarse”.

En este contexto, es que los expertos mencionaron que otro de los puntos que requiere de “urgente análisis” es la coordinación de un Fondo Compensador destinado a la importación de este insumo.

Los controles de las condiciones de abastecimiento en cada ruta, a precios razonables, es “una tarea indelegable de la responsabilidad pública”, consideraron.

Sobre eso, alertaron: “La situación es muy difícil. Los transportistas ven alterados sus costos de forma asincrónica y sin previsibilidad. La logística requiere de precios de combustibles uniformes y transparentes”.

Fuente: TN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: